DuckDuckGo: el buscador libre que respeta la privacidad

Os he hablado en más de una ocasión de Midori, un navegador muy ligero que formará parte del futuro Elementary OS. También os comentaba que Midori había adoptado DuckDuckGo como motor de búsqueda por defecto. ¿Los motivos?. Pues de esto va el post de hoy, voy a intentar explicar en la medida de lo posible las características de este buscador y por qué lo estoy utilizando.

El problema de la privacidad

La web 2.0 -las redes sociales-, ha traído consigo una nueva forma de comunicación en internet, un nuevo paradigma de interacción y colaboración entre usuarios que facilita la interoperabilidad y el diseño centrado en el usuario. Podríamos hablar largo y tendido sobre las ventajas y beneficios de esta nueva versión de la web, pero todos sabemos que tiene un talón de Aquiles: la privacidad de los datos de los usuarios. Es un problema recurrente del que se habla mucho en la actualidad: compartimos y exponemos nuestros datos personales en las redes sociales y generalmente sin leer antes la política de privacidad de estos sitios web. Aunque nos volvamos cuidadosos y tratemos de controlar la información que subimos a estas páginas, no hay que olvidar que redes como Facebook pueden ceder nuestros datos a terceros con fines, por ejemplo, comerciales. Esto es así, nos guste o no. La supuesta gratuidad de estos servicios tiene un coste: la cesión en mayor o menor medida de información de carácter personal para que estas empresas dispongan de ella como consideren más oportuno. Es su modelo de negocio la forma que tienen de monetizar el uso que hacemos de sus servicios.

Un caso similar es el de los buscadores (Google, Bing, Yahoo, etc.), en apariencia gratuitos, pero que almacenan la información de las búsquedas que hacemos por un tiempo indeterminado. Con esa información elaboran perfiles con el fin de ofrecernos publicidad personalizada, este es el coste real que tienen estos servicios. Evidentemente, se trata de una práctica legal perfectamente detallada en la política de privacidad de los buscadores (por ejemplo la de Google o la de Yahoo) y es posible que esta publicidad nos resulte incluso útil. El problema estriba en que no conocemos dónde está el límite, desconocemos qué otros usos podrían dar a nuestros datos. No se trata sólo de la publicidad, más o menos interesante, sino de que estos datos podrían ser cedidos a terceros con fines estadísticos o comerciales. Estas son las reglas del juego y las aceptamos implícitamente cuando utilizamos estos motores de búsqueda.

Una alternativa: DuckDuckGo

Si nos preocupa controlar la privacidad de nuestros datos, este buscador puede ser la solución. DuckDuckGo es un motor de búsqueda que pone el énfasis en el respeto a la privacidad de los datos del usuario:

DuckDuckGo no recopila o comparte información personal. Esa es nuestra política de privacidad en pocas palabras.

Detrás del proyecto no hay una gran empresa con cientos de empleados, sino un sólo desarrollador: Gabriel Weinberg, un licenciado en Física y master en Tecnologías por el MIT de Massachusetts. Weinberg se hizo famoso por vender su base de datos de nombres a United Online por 10 millones de dólares. Curiosamente, con a priori tan pocos mimbres, está logrando competir -a su ritmo claro- con los grandes buscadores norteamericanos.

 

Cuadro de búsqueda de DuckDuckGo

El proyecto es 100% código abierto y está escrito en lenguaje Perl. De forma resumida, estos serían sus componentes:

  • Servidor web: Nginix
  • Cache: Memcached y Solr
  • Base de datos: PostgreSQL
  • Lógica: Perl
  • Sistema operativo: el sitio está alojado en un FreeBSD, con imágenes de Amazon EC2 montadas en Ubuntu

Para quien quiera entrar más en detalle, en la página de Gabriel Weinberg puede encontrar la arquitectura completa de DuckDuckGo.

Dejando a un lado el hecho de ser completamente libre, la principal diferencia de DuckDuckGo frente a otros buscadores es que éste no almacena ninguna información del usuario (aquí su política de privacidad) que está efectuando la búsqueda. Permite utilizar https, no ofrece publicidad en los resultados y su sistema de personalización (muy bueno por cierto) está basado en cookies, por lo que no precisa registro. De hecho, podríamos definirlo como un buscador híbrido, ya que almacena únicamente una porción mínima de la web y realiza el grueso de las búsquedas apoyándose en otros buscadores, como Bing o WolframAlpha.

Otra de sus fortalezas reside en su capacidad de ser manejado por completo mediante atajos de teclado -no en vano lo han definido como el motor de búsqueda perfecto para programadores-, por ejemplo:

  • “j” y “k” para navegar por los resultados
  • Enter, “l” u “o” para “hacer clic” en un sitio
  • “h” o “/” (barra) para ir a la caja de búsqueda
  • “v” abre en una nueva pestaña

Además, DuckDuckGo detecta números ISBN, direcciones IP, números de teléfono, expresiones regulares y mucho más. También dispone de un sistema de información extendida sobre las búsquedas llamado Zero Click Info, que nos ofrece diferentes significados del concepto/s que estamos buscando. A modo de ejemplo, si buscamos el término “bosón” obtendríamos, además de los resultados, esta información adicional:

 

Zero Click Info en DuckDuckGo

Zero Click Info en DuckDuckGo

Para finalizar quiero hablar de la función que más utilizo y que hizo que me decidiera a utilizar este buscador en mis navegadores. Se trata de !bang, que viene a ser la combinación de esos atajos de teclado que comentaba arriba y su capacidad para buscar en otros servicios y buscadores. Podríamos pensar que, al utilizar DuckDuckGo, acabaríamos echando de menos Google -o cualquier otro buscador- para hacer ciertas búsquedas o por su forma de presentar los resultados en un momento dado. No hay problema, con !bang tenemos la solución. Imaginemos que queremos hacer una búsqueda del término “ocelot” en Google Images desde DuckDuckGo, pues nada tan sencillo como escribir en el buscador:

!gimages ocelot

Este atajo nos llevaría directamente a Google Images y a esta búsqueda concreta. Es tal su potencia, que nos permite incluso hacer búsquedas en Facebook. Si quisiéramos buscar la palabra “Ubuntu” en esta red social, sólo tendríamos que usar este atajo:

!fb ubuntu

La lista completa de comandos está disponible en la página de !bang de DuckDuckGo.

Para terminar…

Pues sólo decir que llevo usándolo unas semanas y que no he echado en falta Google en ningún momento. Aprendiendo unos cuantos atajos de teclado, este buscador se convierte en una auténtica navaja suiza, muy personalizable y con algunas funcionalidades realmente interesantes. Otro punto a favor es, evidentemente, el hecho de que respete nuestra privacidad como ninguno y la total ausencia de spam en los resultados de las búsquedas.

Para probarlo sólo tenemos que dirigirnos a http://duckduckgo.com y ahí hacer clic en el “Add to…”, que variará en función del navegador que estemos usando en ese momento.

Más cosas

Recomiendo visitar está página donde se nos explica de forma ilustrada y con cierto sentido del humor cómo Google guarda la información de nuestras búsquedas.

También una buena review de DuckDuckGo, explicando las principales ventajas del mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s