Un par de entradas sobre cómo optimizar nuestros netbooks

Empezamos una semana interesante: venimos de un fin de semana usando Android 2.1 a full time y estamos pensando en una pequeña review del recién llegado, la HTC Legend. Lo que da un poco de pereza ahora es actualizar el netbook, con la nueva Ubuntu va como un tiro. Sorprende incluso abriendo aplicaciones pesadas en tiempos razonables, un mastodonte como Eclipse en 23 segundos, o el JDownloader en unos 24. El panorama de cacharreo tampoco es muy halagüeño en este sentido, hay netbooks interesantes, pero si pongo en una balanza el coste de tiempo del cambio y los beneficios de la actualización, ahora mismo me quedo como estoy, quizá espere a los Atom Dual Core.

¿Y el iPad?. Bueno, al fin lo tuve en las manos el viernes pasado -que ya era hora- en Alicante: en la FNAC, en El Corte Inglés y finalmente en Ktuin. Vamos, que me puse las botas. La primera impresión que me dio fue la clásica del iPod con esteroides, pero pronto comprendí que era mucho más, sobre todo cuando el software acompañe al 100%. Me pareció muy pesado, lo siento si puedo herir la sensibilidad de algún incondicional de Apple, pero me pareció un ladrillo. Y me explico: esto lo digo porque nunca he tenido otra tableta entre manos (no me han interesado demasiado), pero al menos las imaginaba como algo mucho más ligero, que pudiera sostenerse con una mano durante bastante tiempo sin que molestara. No es el caso del iPad. Su uso está enfocado a tenerlo sobre las rodillas y entiendo que su punto fuerte son los viajes en tren o en avión. En resumidas cuentas, sigo pensando lo mismo que antes de probarlo, no me ha sorprendido porque ya he tenido el iPhone y a mi las piruetas gráficas no me deslumbran, el software es más o menos el mismo con los acicates necesarios. Es un gadget bonito, que entra bien por los ojos; útil si se adapta a tu forma de vida personal o profesional y por supuesto, totalmente cerrado a nivel de software. No me voy a poner el traje de talibán del software libre para seguir atacando ese flanco del iPad, tenemos la suerte de poder elegir entre muchas plataformas, abiertas o tuteladas.

Pues bien, viendo este panorama de momento no me apetece cambiar de netbook, tampoco veo que la gente en masa haya tirado sus netbooks a la basura y comprado un iPad. El Lenovo sigue cumpliendo con su cometido original:  ser una sucursal ultraligera de mi portátil-sobremesa Dell. Ya he comentado que el rendimiento de Ubuntu Netbook Edition 10.04 es realmente bueno y que una buena selección de software puede mejorar mucho la experiencia de uso de estas máquinas. Mucha gente no se complica lo más mínimo la vida, saca la billetera y compra lo más nuevo y potente (a poder ser un Mac o un superportátil con Windows 7), pero yo no soy de esos y creo que muchos lectores de este blog tampoco lo son. Aquí nos gusta cacharrear y los netbooks tienen ese componente artesanal de optimización y aprovechamiento de recursos que tanto nos hace disfrutar a algunos.

Siguiendo un poco con el tema de la selección de software que mejor le sienta a un netbook, tengo que recomendar encarecidamente este fantástico artículo con multitud de pistas sobre los paquetes más apropiados para instalar en UNE y cómo configurarlos para aprovechar al máximo las 10 pulgadas. El post está muy bien como punto de partida, aunque yo echo en falta Midori como opción de navegador y Claws Mail en el capítulo del correo.

Esto en cuanto al rendimiento, pero por otro lado está la batería. Si nos parecen pocas las horas que dura en marcha nuestro netbook y somos lo suficientemente aventureros, recomiendo la lectura y puesta en práctica de los consejos que dan en esta página. Aquí entramos en terreno cenagoso y muchas optimizaciones recomendadas implican recompilar el Kernel de Linux o tocar parámetros del harware del netbook, es responsabilidad de cada uno sopesar si quiere correr ciertos riesgos para alargar unos minutos la duración de la batería. Para auténticos jugones que quieran dejar el netbook a capricho.

Como dice Jobs, tal vez los netbooks hayan muerto, pero el mío sigue arrancando todos los días cuando lo enciendo. Además, puedo ampliarle la ram, el disco duro y ponerle el sistema operativo que me plazca. Incluso comparte la conexión 3G del móvil. Alguna cosa buena tendrá, al fin y al cabo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s