Linux Mint 9: impresiones

Después de unos días trabajando normalmente con Linux Mint 9, creo que ya estoy en disposición de escribir una reseña de la distribución. No va a ser una review extensa, que ya las hay por ahí muy buenas y tampoco voy a hablar del proceso de instalación, porque yo he actualizado desde Linux Mint 8. Se trata más que nada de comentar las características que más me han llamado la atención de la nueva versión, comparándola un poco en la medida de lo posible con Ubuntu Lucid Lynx. Vamos a ello.

  • El arranque

Voy a empezar diciendo que el tema que han elegido para Grub no me gusta. Demasiado llamativo y dificulta la lectura de las opciones de entrada. No acaba de cuadrarme con la elegancia que destila la distribución. Al final he acabado quitándolo y dejándolo en letras blancas y fondo negro, como toda la vida. No paso tanto tiempo en el Grub como para ponerle un tema. El arranque es muy rápido, se nota que por debajo tenemos Plymouth y va como un tiro con mi Core 2 Duo T7500, a este paso le queda mucha vida a este procesador. La imagen del arranque, que veremos poco tiempo, es una muestra de lo que va a venir luego, es muy elegante.  El GDM es igual que el de Ubuntu, pero verdoso, claro está. Su diseño empieza a cansarme un poco, creo que la pantalla de login de Windows 7, por ejemplo, está más lograda. Ahora se inicia la sesión en menos tiempo que antes, sólo aparecerá una pantalla de bienvenida en el primer arranque, luego no tiene mucho sentido porque se entra al entorno gráfico en poco más de 3 segundos.

  • El escritorio

Es sin duda uno de los puntos fuertes de esta distribución. Sobrio, elegante, funcional y rápido en todo momento. El mintMenu es impresionante, me parece una gran idea y es una forma fantástica de organizar el acceso a las aplicaciones desde un mismo lugar. Al principio se hace un poco raro, pero en poco tiempo descubres su verdadera potencia. Si hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre el mintMenu veremos una opción para configurarlo a nuestro gusto, se puede cambiar casi todo.

El tema elegido, con una combinación de tonos verdes y negros, es muy sobrio y “profesional”, lejos de las estridencias de los Ambiances y Radiances de Lucid Lynx. Los fondos de escritorio por defecto también son de una calidad por encima de la media. Si hemos hecho una instalación limpia, veremos cómo el panel de Gnome queda abajo, a diferencia de Ubuntu, es otra seña distintiva y sirve para que los usuarios que vienen de Windows no se sientan raros. El tema de iconos también acompaña, pero prefiero los de Gnome Colors, que pueden encontrarse aquí. El tema del gestor de ventanas también es diferente, encaja perfectamente con la estética del resto del escritorio. Los botones vienen a la derecha, pero tenemos la opción de cambiarlos.

En el panel encontramos otras diferencias destacables respecto a Ubuntu. Por un lado, los iconos del área de notificación, el network manager y demás no tienen ese aspecto “monocromo” de Lucid. La gente de Linux Mint no es tonta y sabe que esos iconos maqueros están muy bien, pero que cuando empieces a añadir aplicaciones a la bandeja de sistema te vas a encontrar con iconos en color que van a desentonar mucho.

  • Aplicaciones

Sin salir del panel, empezamos a ver cosas diferentes. Otra cosa que echamos en falta -por fortuna- es el MeMenu, creo que es otra decisión acertada y cualquiera puede instalarlo a posteriori si es que lo necesita. Lo mismo ocurre con el Indicator Applet, pero este sí he acabado instalándolo, me gusta la idea de tener todas las notificaciones de mensajería en un mismo lugar. Algo más nos llama la atención en el panel: el icono de mintUpdate, el gestor de actualizaciones exclusivo de Linux Mint. Lo prefiero al Update Manager de Ubuntu, es más rápido, si interfaz es más clara y muestra la información necesaria, todo un acierto.

El Gestor de Programas, o Software Manager (review aquí), también es una aplicación diseñada específicamente para Linux Mint. Se puede elegir entre más de 30.000 paquetes a instalar, organizados por categorías y en función de su popularidad (podemos votar incluso). Recuerda mucho a la App Store de Apple, con descripciones y capturas de pantalla de las aplicaciones. Además permite seguir navegando entre aplicaciones mientras otras se instalan gracias a Apt Daemon.

Linux Mint incluye además otras aplicaciones propias que no tiene Ubuntu y que invito a probar:

– Cortafuegos: Gufw

– Backup: mintBackup

– Analizador de discos: Baobab

– Herramienta para gestión de usuarios simplificada, analizador de hardware, etc.

La selección de programas por defecto tampoco es la misma que en Lucid Lynx. Por ejemplo, vamos a tener Pidgin en vez de Empathy (aunque se mantiene Gwibber) y no se ha dejado de incluir Gimp como editor de imágenes. Otra buena decisión es incluir Thunderbird en vez de Evolution como cliente de correo por defecto, aunque en el capítulo de navegadores mantienen Firefox, que está perdiendo fuerza ante Google Chrome. También se incluye la versión completa de Open Office (3.2.0), con la Draw y Base. No hay que olvidar tampoco que Linux Mint trae por defecto los codecs para la reproducción de formatos multimedia, algo que simplifica aún más las cosas a los usuarios.

  • Experiencia de uso

Estupenda. En todo momento Linux Mint 9 ha tenido un comportamiento impecable en mi Dell D630: todo el hardware funcionando bien a la primera (hasta el tethering con la Blackberry) y una estabilidad a prueba de bombas. En ningún momento se ha colgado ninguna aplicación, ni me ha “tirado” del entorno gráfico a la pantalla de login. La configuración del monitor externo ha sido un juego de niños, se acabó aquello de editar el fichero Xorg.conf para conseguir lo que busco, en dos clics listo. Han hecho una selección elegante de efectos gráficos de Compiz por defecto, no molestan y aportan algo a la usabilidad del escritorio. Las aplicaciones se abren al instante y la suavidad de las transiciones se parece mucho a la de Mac OS X. En las fotos que acompañan el artículo se puede ver que empleo docky; recomiendo al menos probarlo, la combinación de éste con Gnome-do es genial. Hay por ahí muchas guías sobre cómo mejorar aún más si cabe este escritorio, por ejemplo Nautilus Elementary, investigando un poco puede lograrse un escritorio muy atractivo, rápido y funcional.

  • Concluyendo

En resumen, una estupenda distribución, sin duda la mejor que he utilizado hasta ahora. Pocos defectos pueden encontrarse, si acaso los propios de Linux como sistema operativo. Linux Mint 9 es elegante, rápida y soluciona muchos problemas de los que adolece Ubuntu. La facilidad de uso es uno de sus puntos fuertes y los pequeños detalles son los que hacen de este un gran sistema operativo para instalar en nuestros equipos.

3 thoughts on “Linux Mint 9: impresiones

  1. Pingback: Un par de noticias con sabor a menta « Doculinux

  2. mmm la verdad muy buena reseña pero la verdad eso de que Firefox esta cayendo ante Google Chrome , no es del todo cierto , Google Chrome gasta muchos recursos y la mayoria de los usuarios ni se han dado cuenta , cada pestaña de Google Chrome gasta arriba de 30mb de memoria , yo lo he testeado desde que salio y te puedo decir que esta hecho solo para usuarios que no aprovecharan mucho la red , para un usuario “hardcore” de la pc , como lo somos muchos , resulta molesto el desperdicio de memoria , Firefox sigue manteniendose a una gran altura lo uso en Ubuntu y la verdad aunque tiena varios complementos no he tenido problemas de memoria

    • Es un hecho que el crecimiento de Chrome actualmente es muy superior al de Firefox, a eso me refería:
      http://www.webdevelopersnotes.com/articles/chrome_usage_statistics.php
      Referente a lo que comentas de la memoria, puede ser cierto en ultimísimas versiones de Firefox, pero uno de los puntos fuertes de Chrome es el hecho de que cada pestaña es un proceso independiente, lo que optimiza la estabilidad del navegador. Es posible que con muchas pestañas abiertas Firefox consuma menos memoria que Chrome, pero la experiencia de usuario puede resultar más “limpia” en Chrome por su interfaz y más “ágil” por su ejecución de Javascript.
      Pero claro, todo esto también es cuestión de gustos🙂
      Recientemente he leído un impresionante análisis de los principales navegadores, tal vez te interese:
      http://www.tomshardware.com/reviews/firefox-chrome-opera,2558.html
      Gracias por el aporte y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s