Breve reflexión: el circo de las actualizaciones de Android (actualizada)

Ahora que estoy pensando en volver a probar Android, le he echado un ojo a la situación en que se mueve el sistema operativo que todos quieren. La sensación ha sido agridulce y tengo si cabe más dudas que antes. Me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre todo lo que se mueve en torno al sistema operativo de Google y los terminales que lo soportan, seguro que más de uno ha pensado ya lo mismo que yo, puede que otros no estén de acuerdo.

Los usuarios

Android ha creado lo que yo definiría como una serie de castas de usuarios. Tres, para ser concretos:

  • Los que tienen móviles antiguos: si se puede decir que un móvil que apareció hace un año es antiguo. Esta gente ya no espera nada ni de Google ni del fabricante de su smartphone, fueron abandonados a su suerte y sólo les queda el consuelo de los cocineros de roms, que son los únicos que todavía piensan en ellos. Si tienes una Dream, un Galaxy (sin Spica) o incluso una Magic (creo que estos ya han perdido la esperanza), eres un paria para Google, el fabricante y tu operadora. Sólo puedes soñar actualizarte a un equipo de última hornada, recuperando así la atención y el cariño de Google y cia., al menos durante un tiempo… Pero por otro lado el desembolso es importante, un año no parece mucho tiempo ¿o sí?
  • Los de la generación anterior: aquí se sitúan los que tienen una Hero, un Motorola Dext, una Tatoo… los que se encuentran en tierra de nadie, quizá sea la peor situación. Viven en un mar de dudas, no saben si sus equipos van a ser agraciados con una actualización oficial, reciben falsas promesas y se manifiestan iracundos. Si tu móvil está bloqueado a una compañía, sabes que la actualización tiene que pasar por tres filtros: Google, el fabricante y tu operadora. No es fácil que los tres tengan interés en actualizar tu máquina, les preocupa más vender nuevos modelos. Es más, sabes que tus días están contados, aunque finalmente recibas la actualización, sabes con seguridad que ha sido por poco menos que lástima y será sin duda la última oficial que veas. A partir de ahí, oscuridad… pasas al grupo de los parias.
  • Los que están a la última: estos han pagado por estar bien, y están bien. Tienes la última versión de todo y tanto el Google como el fabricante están pendientes de ti. ¿falta el multitouch? Actualización. ¿algún problemilla en la cámara? Parche al canto. Sin problemas. Pero ojo, por el retrovisor ya ves acercarse nuevos terminales que van a suplantar al tuyo: Samsung Galaxy S, HTC Evo 4G… Son más potentes y seguro que Google está pensando ya en la próxima versión de Android que necesitará toda su potencia para funcionar. Aún tienes tiempo para disfrutar de tu Androide, pero tarde o temprano serás degradado.

Las máquinas

Me parece que, por lo general, todos los terminales que corren Android son bastante potentes. Pensemos por ejemplo en el procesador, que arranca en los 500mhz más o menos, una burrada hace un par de años. Tampoco son equipos muy diferentes en otros aspectos del hardware: pantallas capacitativas en la mayoría de casos, con resoluciones muy similares, cantidades de RAM parecidas (al menos hasta esta nueva generación). El problema, más que en las máquinas, está en quienes las venden y en Android, o en quien lo desarrolla. Nos hemos metido en un círculo vicioso de actualizaciones de hardware y software, que me recuerda mucho a ese tandem PC-Windows, que implica que los usuarios compren equipos cada vez más potentes si quieren disfrutar de la nuevas bondades de las sucesivas versiones del sistema operativo. Ahora Google nos dice: “si quieres disfrutar de Froyo y Flash 10.1 necesitas un terminal con al menos 600mhz de procesador y tanta memoria” Es más o menos lo mismo, con la diferencia de que, en el PC, puedes instalar lo que te de la gana, incluso si no rinde al 100%.

Esta es la espiral en la que entramos cuando adquirimos un teléfono con Android, si queremos usar el sistema operativo más cool tenemos que aceptar las reglas del juego. Quejarse y señalar culpables no sirve de nada: Google se lavará las manos porque sólo programan el sistema independientemente de la máquina, al fabricante le da lo mismo, porque normalmente tú le compras el terminal a la operadora y ellos están pensando ya en el próximo modelo. En cuanto a las operadoras, bueno, ya sabemos como les luce el pelo en España, así que con ellas como último eslabón de la cadena pintan bastos.

Todavía no he adquirido un terminal con Android, quizá lo haga aunque sea por cacharrear un poco, pero al menos hay que tener claro dónde se mete uno. Android es un estupendo sistema operativo, pero conviene saber que tiene un lado oscuro.

Añado al post esta tabla de actualizaciones de dispositivos Android:

One thought on “Breve reflexión: el circo de las actualizaciones de Android (actualizada)

  1. Pingback: Tweets that mention Breve reflexión: el circo de las actualizaciones de Android « Doculinux -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s